¿Por qué seguir contratando empresas con prácticas de corrupción?

Por: Annette Planells

El martes 3 de abril del 2018, se aprobó en tercer debate el proyecto de ley de la imprescriptibilidad de los delitos de corrupción. Esto representa un gran avance en la lucha contra la corrupción, al colocarla al nivel de los delitos de lesa humanidad por el impacto directo que tiene en la calidad de vida del ciudadano y en la protección de los derechos humanos de los grupos vulnerables. Este proyecto de ley incluye la inhabilitación de empresas condenadas por corrupción, incluso aquellas que participen en acuerdos de colaboración eficaz.

Inhabilitar empresas involucradas en casos de corrupción no debería ser motivo de debate, los gobernantes tiene el deber de proteger los mejores intereses de los ciudadanos, esto incluye evitar, hasta donde sea posible, contratar con empresas o personas que han tenido prácticas corruptas, igual que una persona no volvería a contratar un empleado que le haya robado, por más que después de descubierto, ayude a aclarar el caso involucrando a todos los que participaron.

Esto no significa que la empresa no haga otras consideraciones para llegar a un acuerdo de colaboración eficaz, una de esas consideraciones sería evitar que sus representantes vayan a prisión. Imaginemos por un momento que Odebrecht decide participar y gana la licitación de la tercera línea del Metro de Panamá, ¿estaríamos los ciudadanos satisfechos porque colaboró eficazmente o saldríamos a reclamarle al gobierno el permitir su participación a pesar de que no contamos con ninguna ley que se los impida?

Este es el momento de enviar un mensaje claro: cualquier empresa o persona que quiera ganar contratos con el Estado, tiene que cumplir con los más altos estándares de ética empresarial y debe tener una historia de buenas prácticas. Necesitamos que Panamá transite por un régimen legal de dureza y rigidez en lo que respecta a prevenir y castigar prácticas corruptas.

Nos queda un largo camino para revertir la ya erosionada confianza ciudadana en la administración pública y en las licitaciones estatales, por esta razón es inaplazable fortalecer nuestro marco jurídico con estrictas normas anticorrupción, fomentar una cultura de transparencia, colocar en los puestos correctos a las personas correctas y castigar severamente a todo aquel que se le pruebe que ha participado en prácticas corruptas, solo así lograremos revertir esta tendencia y podremos avanzar hacia la construcción de una sociedad más justa, próspera y feliz.

Un comentario sobre “¿Por qué seguir contratando empresas con prácticas de corrupción?

  • el 13 abril, 2018 a las 4:20 pm
    Permalink

    Las delaciones premiadas deben disminuir la pena…pero nunca el perdón para volver a ser contratados por el Estado… esto sería caer en la impunidad para los coimeros

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *